jueves, 31 de diciembre de 2020

Lagos de Covadonga hasta el refugio de Vegarredonda

 


Los lagos Covadonga son el punto de partida de numerosas excursiones, como que va desde el lago de Enol hasta el refugio de Vegarredonda, a los pies del mirador de Ordiales, donde el Parque Nacional de Picos de Europa se adentra en la alta montaña, con magníficas vistas.
































 


lunes, 30 de noviembre de 2020

Puertos de Áliva desde Fuente Dé (Picos de Europa)

 


Ruta sencilla con una gran variedad de paisajes   y magníficas vistas por el Parque Nacional de Picos de Europa, en su vertiente cántabra. No le falta nada: paisajes de alta montaña, praderas de altura, donde ya no hay árboles, profundos bosques y rocas desnudas. Desde el circo glacial de Fuente Dé hasta el paisaje agrete y duro de la Alta Montaña.

        Se parte de este extraordinario circo montañoso para tomar el teleférico, conocido por todos como El Cable, que salva un desnivel de 750 metros y nos lleva hasta los 1.834 metros de altura. En el mirador las vistas son sobrecogedoras de este entorno montañoso. De allí parten varias rutas. Nosotros nos decantamos por las de los Puertos de Áliva.

        La pista es ancha y perfectamente señalizada y, salvando una pequeña subida inicial, al llegar al cruce de Horcadina de Covarrobres, y continuar por la derecha en dirección a Espinama,  siempre en descenso. Transitamos por las praderas con los Puertos de Áliva en el horizonte. Pasaremos por el Chalet Real, donde estuvo Alfonso XIII, y por el Hotel Refugio de Áliva, estratégicamente situado para tomarse un descanso.  Retomando la ruta, y ya superado un gran desnivel, nos encontraremos en una zona de pastos, donde veremos ovejas, vacas y caballos y siempre tomaremos los cruces a la derecha. Un poco más abajo, una pasarela de madera sobre el arroyo, nos indica por dónde debemos continuar. A partir de este momento cambia el paisaje, ahora nos veremos inmersos en unos espesos bosques. Un estrecho camino nos lleva hasta el punto de partida, la zona de Fuente Dé, donde nuestra figura queda empequeñecida ante el marco grandioso de su circo glacial del cuaternario y no nos resistiremos a repetir fotos.

        Han sido unos 15 kilómetros y un desnivel de 974 metros.