martes, 31 de marzo de 2020

Museo Olímpico de Lausana (Suiza)




Esta ciudad suiza acoge el Comité Olímpico Internacional y desde 1993, gracias al impulso de Samaranch, el Museo Olímpico. Nada más llegar nos llama la atención una gran fuente en un entorno idílico de jardines con unas espléndidas vista al lago Leman. Se accede por unas rampas para superar cinco niveles que aparecen jalonados por esculturas de artistas famosos, como Botero y Chillida.
Tras dejar atrás el listo que recuerda el récord mundial de salto de altura, el interior alberga una exhibición relacionada con el deporte y el movimiento olímpico desde la Grecia clásica hasta nuestros días a través de un recorrido muy didáctico.
Vídeos, paneles, juegos interactivos, pebeteros, medallas y todo tipo de objetos, algunos donados por algunos héroes olímpicos, que nos transmite toda la emoción del deporte.
(Fotos de julio de 2019 y febrero de 2020)  































































viernes, 28 de febrero de 2020

Tournai (Bélgica)





Una de las ciudades más antiguas de Valonia y de toda Bélgica, con un rico patrimonio, que tuvo un papel político y económico muy importante en el condado de Flandes durante la Edad Media. Tanto su campanario cívico (Belfort), como la catedral de Notre Dame están  incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La catedral, que combina elementos románicos y góticos, es célebre por sus cinco campanarios. 

































viernes, 31 de enero de 2020

Museo Louvre de Lens (Francia)




Concebido como una extensión del Louvre parisino en el departamento del Paso de Calais, este espacio expositivo se sitúa en una antigua zona minera, hoy en declive, para revitalizar su economía. No cuenta con una colección permanente en propiedad sino que cada cinco años recibe nuevas obras de similar calidad que sustituyen a las expuestas.
La propia estructura del edificio sorprende por su sencillez. Solo existe una planta a ras de suelo  y los materiales dominante son el cristal y el acero. Colores neutros y minimalismo para que todo el protagonismo lo adquieran los objetos expuestos. Además de una sala dedicada a exposiciones temporales, el espacio principal es la denominada Galería del Tiempo, un pabellón diáfano de 120 metros de longitud con paneles móviles para adaptarse a las necesidades de la exposición. En esta galería se cuenta la historia de la Humanidad de manera cronológica desde la Antigüedad hasta el siglo XIX. Un sorprende y fascinante recorrido por cinco mil años de civilización a través de esculturas, pinturas y diversos objetos decorativos.  
 (Reportaje realizado en enero de 2020 durante la visita de los alumnos del intercambio escolar de los centros educativos Broederschool de Roeselare, Bélgica, y Sierra Luna de Los Barrios, España).