martes, 19 de septiembre de 2017

Duna de Pilat, Arcachon (Francia)


Situada en la costa de Aquitania, a menos de una hora de la ciudad de Burdeos, esta mole de arena frente al Atlántico de casi 3 kilómetros de norte a sur y 500 metros de este a oeste es uno de los sitios más visitados por los franceses. Está considerada como la más alta de Europa, su cresta tiene más de 100 metros de altura y constituye toda una experiencia subir a lo más alto de esta formación arenosa.
Para llegar allí tenemos que dirigirnos a la ciudad de Arcahon, destino veraniego del turismo adinerado del país vecino. El coche lo podemos dejar en un cómodo aparcamiento dentro de una zona de servicios que siempre está repleto de visitantes, ya que se ha convertido en el segundo destino turístico galo. Hay que tomar un corto sendero, perfectamente indicado, rodeado de pinos que nos lleva directamente a  la parte posterior de la duna. Durante los meses de verano se pone una escalera de plástico y unas cuerdas a ambos lados para hacer la subida accesible a todo el mundo.
Una vez arriba nos encontramos con un excelente mirador de un entorno que, se mire donde se mire, recompensa por sí solo el viaje. A un lado un mato verde formado por los pinos del bosque de Las Landas y a otro el azul del mar y los bancos de arena de la bahía de la ciudad Arcachon. Podemos optar por bajar a la playa o recorrer varios kilómetros por la cresta de esta montaña arenosa. Aunque en nuestro caso el fuerte viento hacía complicada la excursión. En cualquier caso, ya de regreso, pocos se resisten a bajar rodando por las laderas de arena. 










  




  





















lunes, 21 de agosto de 2017

Mulhacén y Veleta, techos de Sierra Nevada




La subida a los picos Mulhacén y Veleta no presenta especial dificultad por algunas de sus caras y es asequible para iniciarse en esta disciplina al no exigir demasiados retos técnicos. Sin embargo, junto al Aneto, están entre las tres máximas elevaciones de la Península Ibérica y en la estación estival atraen cada vez a más gente buscando esas sensaciones que solo se encuentran en el montañismo. Porque la alta montaña atrapa cada vez a más senderistas. 
Nuestra propuesta consiste en enlazar estos dos picos en una jornada con salida y llegada a lo que se denomina Posiciones del Veleta, adonde llegamos en bus por la carretera más alta de Europa. Para culminar esta ruta fueron necesarias algo más de 8 horas a fin de superar los 22 kilómetros que tiene y los 1.500 metros de desnivel. Una ruta exigente pero, como decimos, asequible para mucha gente porque muchos kilómetros se pueden hacer por pistas.
Desde Posiciones, una antiguas construcciones que tuvieron un uso militar, hay que afronta la subida al pico Veleta de 3.395 metros. Un ascenso relativamente cómodo desde el lugar de partida para atacar una de sus crestas. Desde esta atalaya ya tendremos una panorámica de 360 grados de todo el entorno y podremos hacernos una perfecta idea de nuestra empresa porque todo lo presiden las dos moles que vamos a subir. También divisamos desde estas alturas otras cumbres no menos importantes como La Alcazaba, Los Machos o Elorrieta, así como todo el complejo de las pistas de esquí e instalaciones de Pradollano.
Tras las fotos de rigor, iniciamos el descenso por otra de las crestas hacia el refugio de la Carihuela para conectar por una ancha pista de la que vamos a salirnos pronto para buscar el paso de Los Guías, también conocido como de Los Machos. Un tramo en pared con cadenas que representa el único punto complicado y que se puede obviar si no lo vemos claro. Tras ello retomamos la pista principal. Nos espera una larga travesía, primero junto las lagunas de Río Seco, y después la loma Pelá y lo que se denomina La Puerta, punto en el que la pista inicia un descenso.
Este recorrido por estos áridos parajes podemos acortarlo si cogemos un atajo que nos encontramos a nuestra izquierda y que nos lleva hasta el circo glaciar donde se encuentran el lago y el refugio de la Caldera. En su punto más alto tomaremos conciencia de la dura subida que nos espera hasta coronar el Mulhacén. Por ello es conveniente reponer antes fuerzas y buscar algo de sombra en el refugio.
La subida la haremos por la cara oeste del techo de la Península Ibérica. El sendero, perfectamente visible, asciende en zigzag con fuertes desniveles. En ningún momento se vislumbra la cima y caminamos por un mar de piedras que parece que no se acaba nunca. Con un sol de justicia encima,  podemos pensar que estamos en un infierno. Pero hay tomarse esta dura subida con tranquilidad para no sucumbir en el intento. Hacer algunas paradas, hidratarse para retomar de nuevo a la tarea y, cuando menos nos lo esperamos, ya estamos arriba.
Ahora toca la recompensa que venimos buscando después de superar muchos desniveles. Buscamos un horizonte limpio para alargar nuestra mirada hasta el infinito. La Alcazaba, Siete Lagunas, el propio Veleta y, los días claros, se puede ver hasta Marruecos. Cuenta la leyenda que allí yace uno de los últimos monarcas nazaríes. Existen unas estructuras de antiguas construcciones. Las fotos en el índice geodésico, que marca la máxima altura de la Península encima de la pequeña capilla de la Virgen de las Nieves, parecen obligadas. Se recomienda reservar tiempo para sentarse un poco y disfrutar de estas hermosas vistas y de todo lo que puede ofrecernos la alta montaña.

Finalmente, la vuelta la haremos por el mismo camino, buscando siempre la pista principal para no desorientarse entre este mar de nubes y la grandiosidad de esta naturaleza. 













































































(Fotos Jesús Ramírez Gutiérrez y A.M.B.)