domingo, 16 de agosto de 2020

Faro de Chipiona (Cádiz)








Situado en un punto estratégico del litoral gaditano, su figura moldea y da personalidad al paisaje de Chipiona. Con sus 69 metros está considerado el más alto de España y uno de los más elevados del mundo. Fue construido a partir de 1863, por el arquitecto Javier Font, e inaugurado cuatro años después. Para su construcción se empleó piedra ostionera de las localidades costeras vecinas, así como material procedentes de Tarifa y de Sierra Carbonera. Hasta los años cuarenta del siglo XX no se electrificó de manera completa.

        Nada más entrar nos encontramos con patio con aljibe y desde el que se accede a las viviendas de los fareros Para subir hasta arriba hay escalera de caracol de más de 300 escalones. Dicen que su haz de luz orienta a barcos y aviones y alcanza las 25 millas naúticas.

La oficina de Turismo de Chipiona suele organizar visitas guiadas. Desde arriba podemos disfrutar de vistas extraordinarias de los corrales de pesca de origen romano, la costa gaditana, la desembocadura del río Guadalquivir, el parque Nacional de  Doñana y el litoral onubense.




























domingo, 26 de julio de 2020

Arcos de la Frontera, entre la historia y la leyenda



Una de las imágenes más repetidas de la geografía andaluza. Casi un icono. Un compendio de todo lo que puede ofrecer al visitante. Una silueta inconfundible, arriba de la peña, casi en volandas en un entorno moldeado por el río Guadalete, que desde el primer momento fascina. Y aunque muchos se quedan con esta imagen, Arcos de la frontera es algo más que una posta. No es solo una estación de paso.
       Merece la pena adentrarse en su enigmático casco histórico, lleno de sorpresas, de laberínticas calles, estrechas y tortuosas, de rincones escondidos, de cuestas imposibles y de una sucesión de arcos, patios y caseríos de la nobleza.
       Es cierto que hay lugares que no pueden desprenderse de su pasado, que parecen condenados a convivir con él. La dominación musulmana proyectó ese trazado urbano tan singular. Y es difícil no perderse entre los distintos niveles de este entramado de subidas y bajadas.
       Una ciudad también partida en dos, una configuración  heredada también de la época musulmana que fue trazando este enclave de arriba hacia abajo. Los barrios alto y bajo. Tan cerca y tan lejos. Separados por tramos de murallas y un desnivel de más de un centenar de metros.      
       Fue pueblo de frontera en las líneas del frente cristiano-musulmán hasta su conquista en el siglo XIII. Este carácter fronterizo explica también los privilegios concedidos por los reyes cristianos a sus Concejos y a sus pobladores.
       En la parte más alta destacan, desde la lejanía, las siluetas del castillo, levantado sobre una la antigua alcazaba, y ejemplo de arquitectura militar medieval; la basílica de Santa María de la Asunción, construida sobre la mezquita, y en plena judería la parroquia de San Pedro, sobre una antigua fortaleza.
       Arcos deambula entre la historia y la leyenda.