viernes, 12 de abril de 2024

Los zocos de Marrakech

 





                                                                                          Antonio Morales Benítez

Para muchos Marrakech es la ciudad más emblemática y la puerta de entrada en Marruecos. Tiene muchos colores porque puede cambiar de tonalidades según la hora del día y está rodeada de palmerales del desierto y de cumbres nevadas. Aunque existe un predominio bereber, desde hace muchos siglos ha sido y sigue siendo una encrucijada de culturas y de caminos. Desde su fundación fue un destacado enclave comercial y sus zocos son los más importantes del país.

         El principal mercado está en la Medina y se accede desde la popular y bulliciosa plaza Jenáa El- Fna, verdadero epicentro y donde late el corazón de la ciudad. Allí se dan cita todo tipo de personajes: músicos, encantadores de serpientes, cuentacuentos, etc…Durante la noche se convierte en un restaurante al aire libre. Muy cerca se encuentra la Kutubia, obra maestra del arte hispanomusulmán.

         La visita a los zocos debe comenzar delante del café de Francia. Este mercado, con ocho siglos de antigüedad, ha servido de punto de encuentro de las caravanas que partían al desierto. Las tradiciones centenarias y los oficios olvidados siguen estando presentes.

         No existe un itinerario recomendado por lo que es mejor dejarse llevar por las sensaciones y sumergirse en este auténtico viaje a la Edad Media

(Reportaje fotográfico de abril de 2024) 


                               


                                                                                                                                                                                         

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

                                                                                                                                                            


                                                                                                                              
                






                                   


                                                      




















                                                                                                                                                                                                          
                                                                                                                                                                                                                                                             


miércoles, 8 de febrero de 2023

Medina de Tetuán

 

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Medina de Tetuán es una de las más extensas de Marruecos, su perímetro tiene más de 5 kilómetros. Además, conserva sus elementos originales. Tanto por su arquitectura como por su trazado. Fue construida por los refugiados procedentes de Granada a partir de 1492 y aún hoy se puede observar esas huellas andaluzas, como las rejas que adornan las blancas fachadas encaladas o en los herrajes de las puertas.

        Pasear por este entramado urbano constituye una experiencia que nos permite descubrir sus calles estrechas y sus pasadizos, sus tranquilas plazas y toda una variedad tiendas y de personajes. Hay que internarse por sus zocos para conocer los barrios de curtidores, artesanos del cuero o ebanistas. La mejor manera para no perderse en este laberinto de callejuelas es fijarse en su adoquinado. Las calles más importantes cuentan con filas de tres adoquines en el centro y conducen a sus puertas, mientras que las vías secundarias solo tienen dos hileras.

         La Medina de Tetuán cuenta además con más de veinte mezquitas con magnificas puertas labradas.